miércoles

Se abre el telón:

Un Hombre Simplemente


Personajes:

Pablo Palacio

Fakir

Pirómano

Alf

Peky

Chopán

Marcel

Felix

El Autor

Lucha

Conejo

Huilo

Don José

*******



Primer Acto

Un gran cubo ad-hoc, de aquellos en que los hombres suelen aislarse, iluminado por una luz central amarilla. En la parte de atrás se encuentra la Banda 24 de Mayo. Entra Pablo Palacio.

Palacio: Venid, entrad señoras y señores burgueses, señoras y señores proletarios. Entrad vosotros los expulsados de todo refugio y los descontentos de todos ellos. Entrad vosotros, compatriotas de este chiquito país. Vos, compatriota empolvado; vos, compatriota romántico; vos, compatriota aburrido; vos, vos, vos.


La Banda 24 de Mayo empieza a tocar. Pablo Palacio toma una silla se sube en ella y se ahorca. Entra César Dávila Andrade “Fakir”.

Fakir: Pablo Palacio, fijo ya en lo oscuro. Pablo Palacio, inmóvil en el luto.

Entra César Eduardo Carrión “Pirómano”.

Pirómano: Fakir, ¿He escrito yo tu epílogo?

Fakir: ¿Eres tú el de las flechas diminutas?

Pirómano (que ha descubierto a Palacio): Pero, ¿qué ha pasado aquí?

Fakir: El grupo de los días lo hizo triste.

Pirómano: ¡Siempre tan hermético, Fakir!

Fakir: Pero esto no debió pasar así. ¿Tendrás por ahí una botellita?

Pirómano: Faltaba más.

Palacio: Yo desearía que los lectores fijen su atención en este detalle.

Pirómano: ¿Ha hablado?

Entran Peky Andino y Alfonso Espinosa “Alf”.

Peky: Las leyes de la dramaturgia se han roto.

Alf: La noche está preñada de todas las mujeres.

Peky: Hay que hacerlas parir rock.

Alf: Está muy bien, pero no olvides las palabras de Rosita Llerena cuando fuma Capri.


El Pirómano, el Peky y el Alf, se miran y se saludan cordialmente.

Pirómano: ¡Hay que aceptar que los cisnes son gallinas degolladas!

Peky: ¡No he superado los conflictos con Medea!

Alf: ¡Tengo una ganas de morir!

El Fakir bebe a grandes sorbos la botella de norteño.

Alf (viendo a Palacios): ¡Se me han adelantado!

Peky: ¡Esto se ha puesto mejor que la zona oscura!

Pirómano: ¡Espero que el académico no mate al poeta!

Fakir: Mas, yo te llamo Pablo Palacio muerto. Cuán justa es tu sonrisa.


La Banda 24 de Mayo empieza a tocar, nadie baila, se sientan en el suelo y beben.


Fin del Primer Acto

*****


Segundo Acto


Siguen en el cubo ad-hoc los mismos personajes en una esquina sentados sobre una banca bebiendo norteño y fumando líder, están iluminados por una luz verde. Palacio sigue colgado iluminado por una luz amarilla. La banda 24 de Mayo se ha ido y en su lugar está Sal y Mileto, alumbrados por una luz Violeta. Entra Daniel Felix, María José Cantuña “Marcel”, Francisco Flores “Chopán” y Sofía Ferrín “El Autor”.

Marcel: ¡Ya están estos!

Chopán: Tenia que ser.

El Autor: Es evidente, yo los puse ahí.

Marcel: ¡Ya vas!

Chopán: Mejor pidámosles un traguito.

El Autor: ¡Me parece correcto!

Félix: Para lograr que el cambio fundamental se lleve a cabo, se me debería elegir como el supremo gobernante del mundo.

Marcel: Mejor empinemos el codo por los muertos.

Se acercan a la mesa, el Fakir se para extiende un pliego de papiro y lee.

Fakir: Boletín y Elegía para el silencio de Pablo Palacio. (Bebe un gran sorbo de trago y prosigue) Pablo Palacio, fijo ya en lo oscuro. Pablo Palacio, inmóvil en el luto.

Peky: Porque ha muerto.

Alf: ¡Ha muerto!

Pirómano: ¡Ha muerto!

Palacio: ¡He muerto!

Todos regresan a ver a Pablo Palacio.


Félix: ¿Ese no tendría que callar?

El Autor: Se me escapan de las manos.

Todos siguen bebiendo, fuman lider y marihuana, las luces se apagan, queda el centro iluminado por una luz fucsia. Sal y Mileto toca “Débora”, Chopán, el Fakir y Luisana Carcelén “Lucha”, que acaba de ingresar, bailan. Cuando la canción termina, quedan los tres en el centro y conversan.


Fakir: Pero esto no ha debido pasar así.

Chopán: Yo tenía entendido que tú moriste de suicidio en Caracas.

Lucha: Estoy organizando un festival en homenaje al muerto.

Fakir: No debió pasar así.

Chopán: Entonces, ¿cómo?

Lucha: Quizá tenía que ser como lo que le pasó al búho.

Chopán: ¿Cuál búho?

Lucha: Dije búho, perdón al cóndor.

Fakir: ¿El que se ahoga en el mar?

Chopán: El mismo.

Se apagan las luces. Se ilumina a Pablo Palacio que sigue colgado.


Palacio: Ji, ji. Ji, ji. Huy, huy, huy. Ji, ji. Ejem. Ejem. Cúju. Cúju. La naturaleza es judía y a la tierra le exige. Todo el tiempo se está oliendo. ¡Huele a quinina, a fresno, a cedro, a albaricoques y a tierra! Pero también es cierto que aquí para ella todos los años son sábados, porque no queremos oler nada, nada, nada.


Se apagan las luces y se ilumina el centro con una luz verde. Esta sentado Felix fumando un full speed y bebiendo caña; entra José de la Cuadra “Don José”.


Don José: ¿Qué pasa aquí? Esto ni se acerca al realismo ni a la magia.

Félix: Mejor siéntese, patroncito.

Don José: Hay que enterrar a ese muchacho aquí mismo, a boca chiquita, pa que no friegue nadie.

Félix: Pero antes sírvase un traguito.

Don José: La Casa de la Cultura juraba que Palacio tenía firmado pacto con el diablo.

Félix: ¿De veras?

Don José: Claro.

Félix: Sabe, la vida en Peyoteburgo es una bella forma de morir.


Se apagan las luces.

Fin del Segundo Acto.

*******



Tercer Acto.

Sal y Mileto se fue, en su lugar está Can-Can iluminado por una luz rosada, tocan “Vestir Rosado”. Todos los personajes caminan como ciegos chocando unos contra otros. Pablo Palacio está sentado en la silla con la soga al cuello y duerme. Entra Santiago Vizcaíno “Conejo”, se para en un podio que está en el medio y recita.

Conejo: «No», digo, / la muerte es una niña fea / que vomita flores de azafrán. / No. / No he de calmar el hormigueo de mi voz. / No he de abrazar la cuerda del ahorcado.

Todos se detienen y caen. El Conejo baja del podio y se sienta.

Conejo: Marcel despierta.

Marcel: ¡Cómo te atreves!

Conejo: Cada mañana viene el ángel a mostrarme su delgadez sombría.

Marcel: ¿Ángel Rosa o Ángel Plata?

Conejo: No, ese es Roy Sigüenza.

Marcel: Entonces déjame.

Conejo: Ha muerto.

Marcel: Todos mueren.

Conejo: Pero él…

Marcel: Me declaro incrédula

Conejo: ¿Cómo?

Marcel: ¿Cómo?


Entra Huilo Ruales y los mira mientras sube al podio.


Huilo: La Chela y el Fantoche.

El Autor: El reloj marcha hacia atrás cuando sueñas.

Félix: Eso me recuerda que tengo unos cangrejos.

Huilo: Apuesto que con un aguacero de medio mes regresan los hijos pródigos.

El Autor: ¡Marcel!

Pirómano: Es una tragedia.

Peky: Las leyes de la tragedia has sido corrompidas, los personajes se escaparon.

El Autor: Es una lástima.

Huilo: Dios ya nos vio la cara y ahora nos manda un tifón.

Chopán: Como un pájaro atrapado en las costillas.

Lucha: El cóndor dices tú.

Alf: Alcohol y temor.

Don José: Cuando supo se volvió loco. Lo llevaron a Guayaquil. En el manicomio murió hace años.

Palacio: ¡Treponema pálido! ¡Treponema pálido!

Todos: ¡shhhhhhhhhhhh!

Conejo: Dicen por ahí que los amantes que se alejan dan vivacidad a la muerte.

El Autor: Otra vez Sigüenza.

Alf: He visto un centauro.

Marcel: No, es Iván Carvajal.

Lucha: ¿Y está hablando de Comala?

Chopán: No, de geometría.

Conejo: No, de biología.

Alf: Aaaaaaaaaaaaah.

Pirómano: Se ha quemado el pan justito en la puerta del horno.

El Autor: ¡Ya va el otro!

Conejo: ¿Alguien sabe de Vásconez?

Félix: Yo lo vi una vez y le dije: ¿Qué hace alguien como usted aquí? Aquí no llegan personas como usted. ¿Acaso no me oye?

Pirómano: ¿Pero realmente lo has visto?

Félix: Es difícil precisarlo.

El Autor: Dicen por ahí que Vásconez es un personaje de Mercedes Mafla.

Félix: Dicen que Morgana se le parece.

Chopán: ¿A quién?

Félix: A Mercedes.

Alf: El mítico número nueve.

Peky: El número de la bestia pero invertido.

Conejo: Realmente es un país secreto.

Lucha: Así dicen las malas lenguas.

Don José: ¿Usted ha estado en Guayaquil señorita?

Palacio: Esto lo saben al dedillo los estudiantes de la Universidad, los de los Normales, los de los Colegios y en general todos los que va para personas de provecho.

Huilo: Ya pueden ir buscando otro empleo, mal paridos.

Todos: ¿Cómo?

Huilo: ¡Otro muerto! ¡Hay otro muerto!

Fin del Tercer Acto.

*******



Cuarto Acto

El Hades iluminado con luz azul. Solos el Fakir y Pablo Palacio.

Fakir: Yo nunca he estado loco.

Palacio: Dicen que la locura es estar demasiado cuerdo.

Fakir: Ya conversas con Heráclito, tu amigo.

Palacio: En realidad con Granizo que ha cruzado el río.

Fakir: Empezaron allí tus funerales y hoy terminan.

Palacio: ¡Treponema pálido!

Fakir: Profesión de Fe.

Entra Don José fumando un cigarro armado.

Don José: Eso sucedía en un tiempo antiguo. Ahora ya no pasa.

Fakir: No hay angustia mayor que la de luchar envuelto en la tela que rodea la pequeña casa del poeta durante la tormenta.

Palacio: Alguna vez un hombre recóndito, alguna vez un hombre alegre, alguna vez un hombre simplemente.

F I N

10 comentarios:

Chopan dijo...

lo más chistoso es que esto presentó de trabajo final..

taita pendejadas dijo...

buenazo... cruzaráste y le hacemos montaje de títeres...

Schwa dijo...

Hay que pedirle permiso a la autora (la Ferrín)

Anónimo dijo...

¡CLAP, CLAP, CLAP! (de pie)

Schwa dijo...

Apolo

juanmartin dijo...

Escribes muy bien. Me has hecho cagar de la risa. Revisaré el blog con más tiempo.

juanmartin dijo...

Muy bien escrito. Humor con contenido. Ritmo. Felicidades. Un abrazo.

Luisana dijo...

JAJAJAJ!!! ESTA BUENAZO!!!

ANDRÉS BASANTES dijo...

Que bien! está excelente!

Mandrake dijo...

buenísimo... si alguna vez se la pone en escena ayudo con lo que sea! con titeres también quedara