martes

Más que mil Versos Alejandrinos

Estoy a punto de estallar (ooh sorpresa). Estoy very verrry verrra enojada con mi trabajo.
No me malentiendan, mi trabajo es una maravilla: me encuentro casi a diario con gente maravillosa y, bien administrada la cuestión, mi vida sería como la canción de algún post reciente que acotaba el Sou.
Pero no. Las cosas no son así, porque estoy tensa, irrascible, sobrecargada de labores que no debería estar haciendo o que debería haber hecho hace algunos meses y que no hice porque a)lo urgente le gana a lo importante cuando uno no ve las cosas bien, o b)hace meses todavía ni siquiera había empezado esta etapa de organización!!!!
Además todo el mundo piensa que a)soy una idiota balbuceante que no puede hacer nada sola y cuyas ideas / aportes / reclamos urgentes / hay que ignorar por completo, b)todo el mundo puede asomarse cuantas veces al día se le ocurra y ponerme a hacer mandados y c) al final del día IGUAL tienen que estar terminadas las tareas borgianas que tenía pendientes.
Encima quisiera poderle sacar a la gente lo burócrata, aunque sea a golpes (placer adicional) y no puedo... NO PUEDO!!!
Pero en realidad el problema es uno y sólo uno, quisiera poder decírselo a mi jefe, pero no confía en mí lo suficiente como para escucharme (aunque vive diciendo cuánto confía en mí), así que se lo digo a la web: quizás alguien sea capaz de traducir para mí. Lo que marcha mal en este Festival es...



En fin. Mi trabajo es una maravilla y me voy a concentrar en eso. Lo que quiero es dar todo de mí y cumplir BIEN con lo que me corresponde. El resto es prescindible.
Es obvio que yo también necesito recuperar la perspectiva.

3 comentarios:

Nol lo crea dijo...

Ya lo dice el viejo y conocido refrán
[dos puntos]
"guagua que llora, mama"

Pame dijo...

buehh, solo queda concentrarse en lo bueno, y tratar de hablar con el jefe..
Abrazos mamá!!

CSchwa dijo...

Gracias por venir, mamá!!! Agradezco mucho haber contado con la presencia de mis panas :D