lunes



( Otra foto de Prohibido Fijar Carteles ¡gracias, chicos! )

Hoy, lunes 10 de diciembre, es para mí el cuarto lunes seguido de esta semana que empezó el viernes. El jueves tuvimos vacación por toros, digo, Fiestas de Quito y desde entonces he trabajado cuatro días: viernes, sábado, domingo y hoy. Cuarto lunes seguido :S

En fin, anoche llegué casi hoy, porque venía de una partidilla de rol (donde me ha quedado bien claro que el mundo de D&D es malo, malísimo, supura maldad y amenazas) de modo que no tuve tiempo de hablar con el Sou, que acaba de regresar de Guayaquil. Pero hoy de mañana, sobre mi triste café en agua, me puso al tanto de si paseo animesco y parece que trajo más historias que un bardo de cuarto nivel XDDD

Entre otras cosillas me contó que:
1. Por ahí le han dicho que en ciertos puntos de Guayaquil hay letreros que dicen más o menos “a partir de este punto, la seguridad no es garantizada, entre avisado” ¿Foco, eh? Y cuando le pregunté si había traído fotos de alguno de esos letreros me dijo que no, que al final se habían ahuevado un poquito (y quién les puede culpar).
2. Vio en toda la ciudad letreros medio grandecitos que lo pusieron tenso por muy celestitos que estuvieran.
“Si es con Guayaquil, es conmigo”
VISHIJUE!! ¿Ya tan rápido estamos en campañas de aborregamiento, don Nebot?! Mirá vos, por allá armándose la guerra y el resto de la República ni por ahí enterada.

Yo crecí en Guayaquil y a pesar de eso, le guardo cierto cariño a la ciudad… más que nada por los recuerdos ¿será por eso que me preocupo tanto? Claro, la ciudad y sus habitantes son categorías muuuy diferentes. Como lo diría el comercial de mayonesa:
“Guayaquil es buena, eh?
Muy Buena.
pero su gente… es otra cosa.”

Conozco muchos guayaquileños diez sobre diez, calidad de gente, buena nota, etc. Y tengo también familia por ahí ¡la rama familiar más cercana a mi corazón! Mis tíos amados y mis primos del alma. Por ellos sé que Guayaquil da buenas cosas y que no es el campo minado que el resto del país se imagina.
Pero lo que sí debo reconocer es que Guayaquil es distinto al resto, en especial a la sierra: los guayaquileños en general ponen gran cuidado en su apariencia… prepi.

En Guayaquil no se ve ni un rasta ni una sirga, que en otros lados son lo más común de la vida. A mí esto me incomoda un poquito cuando voy allá porque no encajo ni a palos. Esto del prepi no me sale ni así yo lo quiera, pero si los demás quieren dedicarse a esa onda, por mí está bien. No me parece lo más ideal, que toda una ciudad se dedique al prepi lifestyle, pero mientras sean gente pensante, que se expresen como mejor lo sientan. Aunque sí me llama bastante la atención: en Quito tenemos muchos prepis (y la mayoría tiene el penthouse desamoblado, por desgracia) pero también hay bastante jipi y en Guayaquil no vi representación jipi ni nada más que prepi ¡ni una minoría! Bueno, los habrán escondido, yo que sé. La cuestión es que Guayaquil quiere autonomía, pero ya la tiene: a fines prácticos es como si estuvieran en otro continente.

Pero aún así, la sierra siente a la costa más cercana que al oriente o a las Galápagos, y Quito tiene siempre presente a Guayaquil. Soy de la opinión que un clima de animadversión no surge naturalmente: siempre hace falta alguien que lo propicie ¡y ahora lo tenemos! El Sou dice: si es con Gauayquil, es conmigo, pero como Guayaquil es de todos ¡si es con Guayaquil, es con todos! Me gusta ese razonamiento para combatir la gestión Nebot de poner a los guayaquileños contra quien sea que Nebot quiera pelear. ¡No se dejen, panas!

Y nunca falta un rubio: claro que hay guayaquileños pendencieros, yo misma he visto algunos en el facebook que no hacían más que pelear (por eso no me uní al network de mi país), pero de esos hay en todas partes y todo pago: Quito tiene los suyos, seguramente el Japón también los tiene. A esos no hay que hacerles caso, en especial a los que quieren programar al resto para que los sigan.

Señor Nebot: tácticas de distracción como la suya son el truco más viejo del mundo, y en Guayaquil hay mucha gente inteligente que seguramente no le cree tanta babosada. HAGA QUE GUAYAQUIL SEA SEGURA PARA LOS GUAYAQUILEÑOS. Usted es responsable del bienestar de todas esas personas, esfuércese para que sean felices: una persona paranoica no es una persona feliz.

Pensar que Nebot me caía bien.

1 comentario:

tu papá. dijo...

Y bueno, yo creo que en general de una sociedad hacia otra no existen rivalidades reales, todas son producto de un manejo por parte de los gobernantes en función de sacar tajada de algo o de buscar a quién culpar por sus ineptitudes.
Eso pasa por ejemplo entre Quito y Guayaquil... Si tu preguntas a la gente de una u otra ciudad sobre los habitantes en general, te van a dar la respuesta sembrada en el subconsciente por los que están en el poder... pero si les preguntas sobre algún habitante de la otra ciudad en particular, te van a decir lo que realmente piensan...
Esas historias de pseudo-rivalidades son tan antiguas como la misma civilización... por culpa de ellas que se han luchado guerras, se ha acabado con gente, se ha destruido, etc...
Ejemplos no solo existen en cuanto a dos ciudades como Esparta-Atenas... sino también religioso, cultural, subcultural, en el fútbol, etc...
Ese cuento del Sr. Nebot es una de las herramientas más viejas y efectivas de control y de aceptación... o me equivoco?